EL YOGA COMO BASE PARA CUERPO Y ALMA

EL YOGA COMO BASE PARA CUERPO Y ALMA

 

YOGA, una palabra hasta hace unos años casi desconocida que cada vez suena  más; yogui, asana, chakra, … otras que seguro también escuchas constantemente, pero ¿qué es el yoga en realidad?

 

El yoga una disciplina milenaria que consiste en una práctica donde confluyen lo físico, mediante asanas –posturas- y lo etéreo; es la unión de cuerpo y alma buscando la armonía y el equilibrio entre ambos. Es uno de los mejores sistemas para el cuidado integral que requiere de atención, teniendo muy presente la respiración durante toda la sesión.

Hay quien cree que el yoga son posturas imposibles y que es necesaria una flexibilidad innata para comenzar a practicarlo cuando, en realidad, es justamente lo contrario. Con el yoga se gana elasticidad y fuerza física, y con la constancia se va avanzando y el cuerpo va soltando tensiones de manera paulatina. Pero eso no es todo, con esta disciplina se reduce el estrés y mejora el equilibrio; se refuerza la autoestima, se afianza la atención y la concentración y se aprende a relativizar y a reeducar los pensamientos.

Podemos afirmar que el yoga te hace mejor persona. Conectar con tu yo interior no es sencillo, pero una vez aprendes a escuchar a tu maestra interna te conviertes en una persona más fuerte emocionalmente y, por consiguiente, te centras en lo importante de la vida, que es intentar alcanzar la plenitud.

Todas las prácticas suelen comenzar con una toma de consciencia donde el cuerpo se va alineando y el ruido -interno y externo-se va silenciando. Esto suele durar unos quince minutos. Le sigue una hora de práctica mediante asanas (los ejercicios en sí mismos) y se suele terminar con otros quince minutos de relajación y/o meditación. Todo es acompañado por una música sutil que ayuda a conectar todos los sentidos.

Hay infinidad de tipos de yoga (ashtanga, restaurativo, acrobático, hatha, bikram, acuático,…) pero lo que es seguro es que integrar el yoga como estilo de vida acarreará un cambio en tu vida. Una única sesión de yoga fomenta el vínculo con tus compañeros y con tu maestra que es, en cierta medida, alguien que guía a tu espíritu, y lo más increíble, conectará tu cuerpo con tu mente, funcionando como uno sólo.

Hay quien afirma que no practica yoga porque no es nada espiritual. Nuestro consejo es que no te dejes vencer por tópicos. Uno comienza en el yoga porque tiene una dolencia, porque se lo ha aconsejado su médico, por mejorar la postura de la espalda, porque le han operado y tiene una zona resentida. Esa es la intención inicial, y un tiempo después de llevar unas cuantas prácticas te percatas no sólo de que has mejorado muchísimo a nivel físico, sino que además tu centro radica en el corazón y con cada nueva práctica, estás más en paz; contigo misma, con los demás.

¿Te gustaría dejarte llevar y sentir el yoga? Acércate a Satori y adéntrate en el mundo yogui. Namasté.

Firmado una yogui satoriana

Share this post

Ir arriba
Abrir chat
¡Hola! 😃 ¿Tienes alguna duda? ¡Pregúntanos!
Powered by